Levantina de Seguridad comienza su andadura en 1980 y en pocos años se hace con la seguridad de la casi totalidad de las zonas de ocio de la Comunidad Valenciana

SERVICIO JURÍDICO PARA DEFENDER A NUESTROS VIGILANTES DE SEGURIDAD

Ello supuso la necesidad de contar con un servicio jurídico propio que defendiera los intereses del personal y la empresa independientemente de los letrados que destinaba la compañía de seguros.

La seguridad de la noche en decenas de discotecas y con decenas de miles de usuarios cada semana suponía un porcentaje de comparecencias policiales y judiciales muy superiores a la labor cotidiana de seguridad en cualquier otro lugar.

Como imputados, como denunciantes o como testigos el personal de Levantina acudía a las dependencias judiciales ante todos los conflictos que los fines de semana se ocasionaban en las discotecas de la Comunidad.

Manuel Salazar fue el primer abogado contratado en la plantilla de Levantina ocupando el puesto de responsable de servicios jurídicos. Sin lugar a duda la experiencia de Manuel Salazar se labró con centenares de expedientes a los largo de los años que en casi el 100 % de los asuntos resolvían favorablemente a los intereses de los representados.

ROBERTO & SALAZAR ABOGADOS

En los años 90 se une al departamento jurídico José Luís Roberto y se conforma un despacho de abogados que se denomina Abogacía.

El crecimiento del Grupo Levantina y de los clientes foráneos que empiezan a ir al despacho, hace necesario el traslado del mismo a la calle Conde Altea, número 1; en unas espaciosas y modernas oficinas.

Roberto & Salazar (abogados) se convierte en un bufete de prestigio especializado en penal y administrativo, al servicio tanto del grupo Levantina como de la sociedad valenciana, llevando multitud de casos mediáticos.