“Queríamos coger el tren para irnos a Valencia”.

Con esta intención se desprendieron de sus correspondientes pulseras de control dos internas residentes en un centro de la tercera edad, según declaró una de ellas. Las ancianas cortaron las pulseras que restringen los accesos de la residencia y salieron al exterior. Los servicios de vigilancia del centro a cargo de Levantina de Seguridad, alertaron de inmediato a las fuerzas de seguridad e iniciaron una búsqueda por los alrededores.

Poco después las mujeres eran encontradas y reconducidas al centro. Dado el estado de nerviosismo en que se encontraban, ambas tuvieron que ser atendidas por los servicios médicos del centro.