Los vigilantes de Levantina de Seguridad estarán dotados con esta tecnología

En ocasiones los vigilantes de seguridad se encuentran en situaciones en las que la tecnología puede facilitarles enormemente su labor, especialmente en sus rondas nocturnas. La oscuridad de la noche, permite en determinados casos que los malhechores puedan vulnerar la seguridad de distintos enclaves: urbanizaciones, polígonos industriales…etc.

Javier Benítez, CEO de Levantina de Seguridad, consciente de su casuística y de la importancia que supone el I+D en la empresa actual especialmente en el campo de la seguridad, ha iniciado la fase de pruebas preliminares para dotar a los vigilantes de cámaras térmicas en determinados servicios que por su tipología estos casos suelen ser más prolíficos. 

Las cámaras de reducidas dimensiones van incorporadas a un dispositivo extensible dirigido manualmente hacia los puntos de interés, mientras el vigilante de seguridad visualiza en su móvil la imagen térmica captada por la cámara. Este sistema le permite detectar focos de calor con una variación de temperatura de 3 grados con un radio de alcance de entre 50 y 100 metros en función del entorno a visualizar. Así pues, puede detectar intrusos escondidos en recovecos, extensiones oscuras amplias o por ejemplo vehículos recién utilizados con motor caliente, entre otras aplicaciones.

 

EN SEGURIDAD, EL FACTOR HUMANO ES LO QUE IMPORTA 

Según Benítez: “…este sistema no solo mejorará la calidad de nuestros servicios de vigilancia, sino que salvaguarda la integridad de nuestros efectivos ya que les dota de una notable ventaja defensiva frente a los delincuentes…”.

Levantina de Seguridad prevé con este sistema, mejorar aún más sus ratios de efectividad. Una eficacia que según un reciente estudio de mercado realizado por la patronal ASIVALCO, ha sido calificada como excelente entre el nutrido grupo de empresas que forman el Polígono Industrial Fuente del Jarro de Paterna. Además de las reiteradas Menciones de Honor que año tras año reciben muchos de sus efectivos por parte del Ministerio de Interior por su labor y colaboración con las Fuerzas de Orden Público.