Levantina de Seguridad ofrece la seguridad a las principales fiestas de toros

LEVANTINA DE SEGURIDAD EN LAS FIESTAS POPULARES 

Si la época estival se caracteriza por algo, además del calor en muchos casos sofocante, es por las fiestas populares. Miles de pueblos por toda España abren sus puertas a la confraternización lúdico festiva, con vecinos y transeúntes que aprovechan estos momentos para relajarse y desconectar de las obligaciones cotidianas.

Entre la gran cantidad de eventos que convergen en casi todos los pueblos (religiosos, musicales, deportivos…) hay uno que especialmente en nuestra comunidad y limítrofes tiene una especial preponderancia por la afluencia masiva de gente que aglutina. Nos referimos a la suelta de toros y vaquillas por las calles de nuestros coloridos pueblos.

Este tradicional e idiosincrático acontecimiento, consigue reunir a los más osados capaces de recortar las embestidas y los que disfrutan del espectáculo detrás de la barrera sin correr ningún peligro. No obstante, en estos eventos masivos, siempre es fácil encontrar a los indeseables capaces de arruinar una tarde memorable: los amantes de lo ajeno, los que no controlan el consumo de alcohol, los que llevan alguna noche sin dormir a base de todo tipo de sustancias, los que les encanta imponer su ley sin importarle los derechos de los demás… y un largo etcétera.

LOS AYUNTAMIENTOS CONFÍAN EN LEVANTINA DE SEGURIDAD 

Los ayuntamientos para evitar este tipo de situaciones contratan a empresas de seguridad privada que puedan contrarrestar la conducta de estos indeseables.

Una de las empresas más valoradas por los ayuntamientos es Levantina de Seguridad, la decana empresa de seguridad dispone de personal perfectamente instruido para este tipo de acontecimientos, que unido a su larga experiencia, hacen de la empresa valenciana de seguridad un referente en este tipo de fiestas populares, como por ejemplo la archiconocida fiesta de Bous a la Mar de Denia o la Fiesta del Ángel en Teruel recientemente declarada Fiesta de Interés Turístico de Aragón. Ambas reúnen a miles de personas bajo la seguridad de Levantina.