La ronda discontinua una solución para la seguridad de empresas y viviendas diseminadas

Normalmente los polígonos industriales o urbanizaciones disponen de sistemas de seguridad que incorporan tanto alarmas, cámaras y vigilantes de seguridad cuyos costes se reparten entre las distintas empresas que componen los polígonos o viviendas que conforman la urbanización. Sin embargo cuando una vivienda o empresa se encuentra en una localización alejada o no agrupada, contratar los servicios de una empresa de seguridad puede suponer costes muy elevados que debe asumir en su totalidad dada su ubicación.

vigilante de seguridad de levantina Levantina de Seguridad amparada por la legislación vigente de seguridad privada, ha diseñado un sistema por el que aglutina localizaciones diseminadas en un radio de dos kilómetros para poder ofrecerles un servicio de seguridad, mediante un coche patrulla dotado con última tecnología en comunicaciones, que realiza rondas constantes con visita en cada una de las empresas o viviendas contempladas en su radio de acción.

El vigilante de seguridad, conectado en todo momento con la central de la empresa, puede solicitar apoyo de las Fuerzas de Seguridad en el momento que lo estime oportuno, generando así un perfecto tándem de seguridad y control que garantiza la tranquilidad de los propietarios de empresas y viviendas diseminadas. Además previene e impide los múltiples casos de chalets “okupados” durante los periodos que no están habitados.

Este sistema, supone una importante reducción de costes, ya que el mismo se divide entre los distintos puntos contratados, con una mejora sustancial en su asequibilidad económica. Además el cliente puede comprobar en todo momento, tanto en tiempo real como en un histórico, las diferentes rondas realizadas y sus horarios.

Si usted está interesado en este tipo de servicio no dude en contactar con Levantina de Seguridad.