El arrestado intentó llevarse sin pagar dos ordenadores valorados en más de 2.400 euros

Ismael B. E. H., un joven español de 19 años, intentó hacerse con dos ordenadores de alta gama en un conocido comercio de electrónica y electrodomésticos del paseo de la Castellana. El joven, que levantó las sospechas de los vigilantes de seguridad del establecimiento, les roció con un pulverizador de autodefensa ante de intentar huir. Su acción no le impidió ser detenido y acusado de un robo con violencia en grado de tentativa.

El joven entró en la tienda a las 19.20 en el establecimiento, situado en el número 200 del paseo de la Castellana. Desde el primer momento, una vigilante de seguridad se fijó en el visitante. Este no paraba de mirar a un lado a otro para ver si le estaban mirando. Se acercó a la zona de ordenadores y cogió una caja con dos ordenadores portátiles, valorados en más de 1.200 euros cada uno. La vigilante alertó a su compañero por si intentaba huir por la entrada.

El falso cliente se acercó a esta zona y, antes de que el vigilante de seguridad pudiera decirle que tenía que pagar la mercancía en las cajas aledañas, sacó un pulverizador de pimienta y roció al hombre en la cara. El profesional resultó cegado por la sustancia, sin poder actuar. Su compañera, que estaba en las proximidades ante la posible fuga del joven, también resultó afectada por el pulverizador. Sin embargo, le pudo agarrar y evitar que se marchara a toda velocidad.

Detenido un ladrón que roció con un pulverizador a dos vigilantes de seguridad

El resto del personal del comercio avisó a la policía, que lo trasladó a la comisaría de Chamartín, acusado de un delito de robo con violencia, tras lo cual pasó a disposición judicial. El detenido carecía hasta el momento de antecedentes policiales. Los agentes investigan si pudo cometer alguno cuando era menor de edad. 

NUESTROS SERVICIOS 

En Levantina de Seguridad, siempre encontrará profesionales dispuestos a ofrecerle soluciones en seguridad activa. En Levantina preparamos específicamente a nuestros Vigilantes de Seguridad en función del servicio a desempeñar.

Nuestros más de 1.000 vigilantes de seguridad titulados han superado las pruebas físicas y psicológicas más exhaustivas para ofrecerle un servicio de calidad y de la más absoluta garantía.

De ahí, que nuestro objetivo principal, sea la constante preparación de nuestros efectivos, tanto a nivel físico como psíquico. Todos nuestros vigilantes superan periódicamente los cursos de reciclaje profesional preceptivos por la Ley de seguridad privada. La seguridad de las miles de personas que a diario están en manos de nuestros profesionales, supone un alto reto para toda la empresa, por ello gestionamos minuciosamente cada detalle de cada servicio, asignamos a los profesionales que mejor se adaptan al perfil y les instruimos para cada caso en concreto.

Como empresa de seguridad pionera en Valencia, hemos recibido decenas de reconocimientos otorgados por la DGP por la labor destacada de nuestros vigilantes de seguridad, un reconocimiento que avala mucho más si cabe nuestro saber hacer en materia de seguridad. Estos reconocimientos son sin duda nuestra mejor garantía, son el acicate para seguir adelante y perseverar en nuestras políticas de calidad con el fin de conseguir una mayor y mejor seguridad para todos.

Por ello, centenares de empresas, urbanizaciones, comerciospolígonos industriales, instituciones públicas, confían su seguridad en nosotros, por ser en realidad un punto de referencia en el sector de la seguridad privada.

Si desea soluciones en seguridad activa, no dude en consultarnos. Le brindamos toda nuestra experiencia y todo nuestro saber hacer.

Garantía de profesionalidad contrastada

 

 

Fuente: El País