El papel de los animales en la seguridad ha sido, es y seguirá siendo, un complemento de eficaz importancia en el desarrollo de la profesión de vigilante de seguridad.

Nos puede resultar más o menos familiar la imagen de un policía apoyando su labor con un perro o a caballo, pero cuando nos imaginamos un vigilante de seguridad, casi siempre lo visionamos solo sin compañía animal.


Nada más lejos de la realidad. Levantina de seguridad desde hace más de 30 años viene utilizando perros y equinos para el desarrollo de ciertos servicios. Los caballos son de vital importancia para el control de grandes masas de gente en eventos multitudinarios donde la envergadura del animal se impone facilitando así un control eficaz y rápido. Otro ejemplo de vigilancia montada a caballo sería el control forestal de zonas rurales o también por qué no, en fiestas donde prima la imagen, un vigilante montado a caballo viste los más distinguidos eventos.


Prueba de la relación entre Levantina de Seguridad con el mundo equino es que dos de los caballos de la empresa compiten habitualmente en salto y doma y realizan su entrenamiento en las instalaciones de Equitecnic (Bétera).

Compite en salto el caballo Champagner de 9 años montado por la amazona Valeria Jureviciute. Y en doma con el pura raza española Keops VIII montado por Zulema Molina. Ambas jinetes con amplio palmarés en campeonatos territoriales.