Los vecinos de una importante urbanización de Picassent, tras sufrir varias oleadas de robos en sus casas y ver como su calidad de vida se deteriora por la constante amenaza de este tipo de delitos que se perpetran incluso con la presencia de los propietarios de la viviendas, han dicho basta. Han decidido poner punto y final a esta situación de angustia constante que estaban viviendo.

 

Ante las ofertas de seguridad como las multinacionales Securitas y Prosegur, han decidido anteponer la eficacia contrastada a las marcas. Por ello desde hoy mismo la popular empresa valenciana Levantina de Seguridad pondrá en marcha un dispositivo de seguridad que garantice la paz y la tranquilidad de sus vecinos.

Una plantilla de siete vigilantes armados bajo las ordenes de su jefe de servicio J.L. Martín de Jorge, con amplio currículum en servicios de relevante importancia, serán los responsables de neutralizar lo que hasta ahora ha sido una situación insostenible.

Además de los medios humanos, Levantina de seguridad incluye un completo equipamiento material para el desarrollo de la seguridad en el recinto. Dos vehículos Toyotas Hilux dotados con sistemas de comunicación de vanguardia así como un foco reflector de largo alcance chalecos antibalas y desfibrilador para atender con rapidez posibles casos de paro cardiaco.

Todos los vecinos han sido informados de los protocolos a seguir, así como las diferentes líneas de comunicación con los servicios de vigilancia ante los posibles actos delictivos que puedan producirse.

Con todo ello, Levantina de Seguridad, pretende minimizar al máximo las acciones de los delincuentes y dar una muestra más de su contrastada trayectoria profesional en el campo de la seguridad privada.

Miles de personas duermen tranquilas sabiendo que los profesionales de seguridad de Levantina patrullan sus calles, permanecen alerta, ojo avizor, velando así por la integridad de todos.