El acusado había robado un termostato para peceras con regulador de temperatura valorado en unos 18 euros

 La Policía Nacional ha detenido a un hombre, de 41 años y con antecedentes, al que se le acusa de haber amenazado y lesionado a los vigilantes de seguridad de un centro comercial de la zona norte de Granada tras robar en el mismo, así como de supuesta tenencia ilícita de armas al portar una táser, "un arma de electrochoque prohibida" o pistola eléctrica es un arma diseñada para incapacitar a una persona o animal mediante descargas eléctricas que imitan las señales nerviosas y confunde a los músculos motores, principalmente brazos y piernas, inmovilizando al objetivo temporalmente.

 

Así lo ha dado a conocer este domingo la Policía en una nota en la que ha explicado que los hechos se desencadenaron cuando los vigilantes de seguridad de un centro comercial observaron a un individuo cuando presuntamente sustraía al descuido un artículo del establecimiento; en concreto, un termostato para peceras con regulador de temperatura valorado en unos 18 euros, saliendo de la línea de cajas sin abonar dicho artículo, por lo que fue interceptado por los vigilantes de seguridad.

En ese momento el individuo presuntamente "empezó a proferir amenazas y agredió a unos de ellos, que resultó herido leve, logrando escabullirse y huir con la mercancía sustraída en su poder", según la Policía, que ha aclarado que los vigilantes de seguridad decidieron posteriormente interponer una denuncia en las dependencias policiales.

Tras darse a la fuga, el Grupo de Hurtos de la Comisaría Distrito Norte de Granada inició una investigación para la localización y detención del referido hombre, algo que ya se ha llevado a cabo, en un momento en el que esta persona portaba una mochila con unos alicates, unas tijeras, 1.145 euros y una táser.