Los hechos se produjeron sobre las 16,30 horas, cuando el compañero Montáñez pasaba por la ronda de Gandía y avistó al equino en medio de la carretera. 

Más que avisar al 112, cosa que ya hicieron otros conductores, bajó de su vehículo y controló al caballo reteniéndolo hasta llegar la policía.

El caballo desorientado se presume que escapó de una cuadra próxima, y saltó a la carretera, poniendo en grave peligor a los muchos automóviles que circulan por la zona habitualmente.