Según un estudio del  INE correspondiente al censo empresarial de España, algo más de 400.000 empresas (incluye autónomos) echaron el cierre en 2011. A falta de cifras oficiales, el 2012 no presentará resultados  mucho más halagüeñas. Lejos del drama empresarial de la crisis, hay empresas que consiguen no sólo capear el temporal, sino que además de mantenerse, aprovechan la coyuntura para replantear sus políticas y posicionarse en el mercado con liderazgo.
Un ejemplo claro es el que la empresa valenciana Levantina de Seguridad. Una empresa de seguridad que lejos de amilanarse ante el panorama económico español, ha conseguido afianzare aún más en un mercado difícil donde la competencia de multinacionales, no le ha supuesto ningún obstáculo para conseguir sus objetivos.
El equipo directivo capitaneado por Javier Benítez Alarte como gerente de la empresa, se planteó como reto para el recién pasado ejercicio 2012, una serie de ambiciosas medidas con el fin de minimizar las consecuencias de la crisis.  Bajo esta premisa y con el fin de evitar impagos y demoras excesivas en el cobro de  contrataciones oficiales, se remodeló la cartera de clientes de la empresa, evitando un 60% de de servicios en organismos públicos y compensándolo con una mayor contratación en empresas privadas de contrastada solvencia.  El fruto de esta acertada decisión,  ha sido una importante mejora de la liquidez de Levantina que le ha permitido financiarse con recursos propios, reduciendo así  considerablemente la partida de gastos financieros,  lo que ha mejorado sustancialmente los ratios de beneficio.
Levantina, ha conseguido compensar el traslado de contratos oficiales por privados apoyándose en una política comercial expansiva, aperturando nuevos mercados y reforzando los existentes, con mejoras de facturación que llegan casi a duplicar las del ejercicio anterior como es el caso de su delegación de Alicante, o el ejemplo de Tarragona que ha incrementado cerca de un 60 % su facturación a falta de cifras oficiales. La expansión de Levantina, como empresa de vigilantes de seguridad, le ha llevado a abrir, durante el último trimestre, una nueva delegación en Galicia y a la adquisición de una empresa de seguridad en República Dominicana, un paso de gran importancia de cara a su apertura al exterior.
Otra de la políticas acertadas ha sido la de sustituir el gasto en alquileres de locales en inversión inmobiliaria. De esta manera Levantina ha salido de compras adquiriendo varios inmuebles para sus delegaciones, sin descartar nuevas compras para este 2013. Una política que sin duda ofrecerá sus frutos a medio plazo.
Con todo ello, Levantina ha incorporado 30 nuevos trabajadores a su abultada plantilla compuesta por más de 1000 empleados. Todo un ejemplo.