El pasado día 23 de septiembre se vivió una jornada trágica en el estadio Granota de la capital del Turia. Las altas temperaturas vividas en Valencia unidas a las emociones del futbol, fueron las consecuencias que llevaron a un seguidor del Levante U. D a sufrir un infarto que acabó con su vida.

Aunque los vigilantes de seguridad de Levantina acudieron al lugar, en cuanto el público advirtió el desplome del seguidor levantinista, nada se pudo hacer por salvarle. V.D.S de 82 años de edad iba acompañado de su nieto, lo que agrava aún más la tragedia.

Los vigilantes de seguridad facilitaron la labor en todo momento de los servicios médicos, hasta la retirada del cadáver.