Las empresas de seguridad como Levantina de Seguridad que presten sus servicios en Cataluña tendrán 18 meses para adaptarse

La Generalitat de Cataluña ha aprobado una orden que obliga a las empresas de seguridad a identificar a los trabajadores con un distintivo en lengua catalana. Esta normativa afecta también a los vigilantes privados de explosivos.

 

Así pues, según la nueva normativa, en la parte superior del anverso del distintivo debe figurar la expresión en catalán de “vigilante de seguridad” o “vigilante de explosivos”, según corresponda, en la parte inferior debe llevar grabado el número de habilitación.

El orden se ampara bajo la Ley 1/1998, de 7 de enero, de política lingüística, donde se establece que “las empresas que gestionen o exploten un servicio concedido por la Administración catalana deben utilizar normalmente el catalán en sus actuaciones y documentación internas y en la rotulación, las instrucciones de uso, en el etiquetado y embalaje de los productos o servicios que produzcan u ofrezcan “.

Las empresas de seguridad que trabajan en Cataluña tendrán un plazo de 18 meses, es decir, hasta el verano de 2013, para adaptarse a la nueva regulación.

En el siguiente enlace se puede leer toda la nueva normativa que afecta al personal de seguridad.