Un vigilante de Levantina de Seguridad socorrió el pasado día 31 de enero a un hombre de avanzada edad que había sufrido una caída cerca de la comunidad donde reside y en la que presta servicio la empresa de seguridad Levantina.

El vigilante de seguridad fue alertado por otro propietario de que un anciano había sufrido un percance en las proximidades de su domicilio. Tras presentarse el vigilante en el lugar de los hechos verificó que el anciano tenía problemas para moverse y que a raíz del golpe estaba sangrando por la nariz. Además había recibido un golpe en el pómulo tras la caída y se encontraba aturdido y nervioso.

Tras prestar los primeros auxilios y tranquilizar al anciano se avisó al 112 para que enviaran una ambulancia para evaluar al hombre. Al cabo de unos minutos se presentó una dotación de soporte vital que procedió a llevarse al propietario del inmueble al hospital Arnau de Vilanova para realizarle las pruebas médicas pertinentes.

Momentos después, el vigilante de seguridad avisó a los familiares del accidentado para informarles de los hechos ocurridos.