El volumen de negocio derivado de la prestación de servicios de seguridad privada cayó un 2,1% en 2010, hasta los 4.250 millones de euros, según el estudio 'Sectores' publicado por DBK, filial de Informa D&B (Grupo Cesce).

El estudio prevé que para el cierre de 2011 el volumen de actividad de este sector registrará un descenso del 1,9%, hasta los 4.170 millones de euros, como consecuencia del recorte de gastos en empresas y hogares y las restricciones presupuestarias de las distintas administraciones públicas.

El segmento de sistemas se ha visto "especialmente afectado" por el deterioro de la coyuntura económica y su impacto en la demanda, señala DBK. Este mercado se redujo un 4,5% el pasado año, hasta los 1.165 millones de euros.

Por su parte, el segmento de vigilancia ha ido ganando peso en el mercado de la seguridad privada y sólo retrocedió un 1,1% en 2010, hasta los 2.771 millones de euros. En cuanto a la actividad de transporte de fondos, el volumen de negocio generado en esta división cayó un 1,6%, situándose en 314 millones de euros.

Por otra parte, DBK indica que el número de empresas autorizadas por el Ministerio del Interior para prestar servicios de seguridad ha ralentizado su ritmo de crecimiento en los últimos años, pasando de crecer un 4,2% en 2009 a un 2,4% en 2010.

Según estos datos, Madrid es la comunidad autónoma que concentra un mayor número de compañías autorizadas, con el 23% a finales del pasado año, por delante de Andalucía (15%), Cataluña (13%) y la Comunidad Valenciana (10%).

Por último, el estudio de la filial de Informa D&B destaca que la apertura hacia mercados exteriores, principalmente a países de Latinoamérica y Asia, figura como una tendencia destacada para compensar el "desfavorable comportamiento de la demanda interna".

www.europapress.es