La alcaldesa Carrere sostiene que la presencia de los guardaespaldas «entorpece la vida diaria del Ayuntamiento»

Después de la polémica surgida estas últimas semanas sobre la decisión de denegar la entrada de la escolta privada de los concejales del PP y PSE al Ayuntamiento de Andoain, Bildu expuso ayer que tras las reuniones celebradas desde que se remitió el texto, se ha llegado a un acuerdo que «es satisfactorio para todos».

Bildu de Andoain, PSE-EE y PP se reunieron para intentar «reconducir la situación» tras el escrito remitido el 15 de junio en el que se negaba la entrada de los agentes de seguridad privada a las dependencias municipales. Según señaló la edil de la coalición Ainara Rodriguez, la polémica «ha dañado la imagen del pueblo de manera considerable» y ha puesto a Andoain «en el punto de mira».

En la rueda de prensa, la alcaldesa de Bildu, Ana Carrere, explicó que trasladó su propuesta al PSE y al PP, y que tras analizarla llegaron a un acuerdo por el que un agente de seguridad podrá verificar la seguridad de las dependencias para después esperar fuera del edificio. La decisión tiene un carácter provisional, ya que, según dijo, tendrá vigencia «mientras se elabore el correspondiente protocolo» que regulará formalmente el acceso de los agentes de seguridad privada a las dependencias municipales.

Asimismo, la primera edil quiso resaltar que, a pesar de las diferencias con los representantes de otros partidos, «ha habido voluntad de entendimiento» para reconducir la situación, señalándolo como claro ejemplo de la «determinación de este gobierno por la normalización». También recalcó que por ahora no han recibido ninguna petición de la asociación de escoltas para una reunión sobre la decisión tomada.

«Centro de la polémica»

En una rueda de prensa que fue exclusivamente en euskera, la edil Rodríguez acusó a la prensa de poner a Andoain en el «centro de la polémica». Del mismo modo, incidió en que la medida de prohibir la entrada a los escoltas fue «correcta y adecuada», y que la imagen que se está dando estos días de Andoain «no se corresponde con la realidad».

Según explicó la alcaldesa, la medida se adoptó a partir de que el Ministerio de Interior anunciara que los riesgos de los amenazados disminuyeron, descartando por completo que haya sido un «castigo político a los concejales del PSE y PP». El objetivo de la medida era «evitar que haya 14 escoltas dando vueltas», porque, según comentó Carrere, «entorpecen la vida diaria del Ayuntamiento».

Del mismo modo, subrayó que la seguridad es competencia de la Policía Local, añadiendo que «es suficiente garantía», ya que, según dijo, Andoain «no es un caso excepcional y, al igual que en otros puntos de Euskadi, ha habido y sigue habiendo violencia de todos los colores y mucho sufrimiento de todos los colores».

Por último, la concejala Rodriguez apoyo la postura de la alcaldesa al preguntare por qué hubo tanto revuelo en Andoain cuando la medida se ha aplicado en varios municipios.

www.diariovasco.com